La poeta uruguaya española Cristina Peri Rossi (Montevideo, 1941) ha sido galardonada con el Premio Cervantes 2021, por la reconocida trayectoria de “una de las grandes vocaciones literarias de nuestro tiempo y la envergadura de una escritora capaz de plasmar su talento en una pluralidad de géneros” y por ser su obra “puente entre Iberoamérica y España”. Obra que quedará como “recordatorio perpetuo del exilio y las tragedias políticas del siglo XX”, según el fallo del jurado. Cristina vive y o sobrevive y como dejó escrito: “Sobrevivir también es una nostalgia/ de no haber muerto todavía”.

Me interesó siempre esa su escritura poética transgresora, esa su exaltación erótica y ese ser verso libre en, por ejemplo, Otra vez Eros (Lumen, 1994), recogido en su Poesía reunida (Lumen, 2005). Poesía que navega entre la ironía distanciadora y la irreverencia, entre la empatía y la ternura: “mis vísceras no distinguen,/ aman sin preguntarse qué es el amor”. Esa su honestidad casi brutal en sus poemas contra las injusticias y humillaciones: “Es verdad/ no hay heroísmo/ en la vida cotidiana”.

Una poeta que nunca ha renegado de su pasado ni el futuro le ha dado miedo, pues no ha eludido los temas más dramáticos como el exilio, la soledad o la denuncia de las atrocidades de las dictaduras y así le ha ido, tanto allende como aquende. Pero siempre ha sido una persona amante y cuando el amor estaba o está lejos sufre su tristeza y desvelada escribe poemas. Pues “Solo lo inmediato es verdadero/ Salvo para la poesía”. Creo, pues, que su poesía es justa y necesaria y por eso bella y de excelente calidad.

Por último señalar que la poeta ha publicado diecisiete libros de poesía, dos de ellos en Cálamo: La noche y su artificio (2014) y Las replicantes (2016). En este sello también apareció su reconocido Julio Cortázar y Cris (2014), libro que evoca su íntima relación con el autor argentino, quien escribió los famosos quince poemas para Cris, como todo el mundo sabe: “Creo que no te quiero,/ que solamente quiero la imposibilidad”. Enrique Villagrasa

 

CONDICIÓN DE MUJER

Soy la advenediza

la que llegó al banquete

cuando los invitados comían

los postres

 

Se preguntaron

quién osaba interrumpirlos

de dónde era

cómo me atrevía a emplear su lengua

 

Si era hombre o mujer

qué atributos poseía

se preguntaron

por mi estirpe

 

<<Vengo de un pasado ignoto -dije-

de un futuro lejano todavía

Pero en mis profecías hay verdad

Elocuencia en mis palabras

¿Iba a ser la elocuencia

atributo de los Hombres?

Hablo la lengua de los conquistadores,

es verdad,

aunque digo lo opuesto de lo que ellos dicen.>>

 

Soy la advenediza

la perturbadora

la desordenadora de los sexos

la transgresora

 

Hablo la lengua de los conquistadores

pero digo lo opuesto de lo que ellos dicen.

 

 

 

POESÍA REUNIDA

Cristinta Peri Rossi

Lumen

864 págs. 69’99€