El cómic independiente norteamericano de los 80 hasta el indie actual.

Texto: Manu GONZÁLEZ  Ilustración: Matt WAGNER

 

El cómic independiente norteamericano ha ido mutando a lo largo de las décadas. En los años ochenta y noventa, el autor de cómics que no quería dedicar su arte a Marvel o DC y prefería mantener sus creaciones a buen recaudo y conservar su autoría podía elegir entre dos alternativas: autoeditarse o confiar en una pequeña editorial cuyo mercado estaba destinado a la distribución en librerías de cómic especializadas. Matt Wagner (Pensilvania, 1961) fue uno de los artistas que optaron por trabajar para pequeñas editoriales con sus propias ideas como autor total. Su debut fue en Comico, donde creó a un personaje pulp inspirado en personajes italianos como Diabolik llamado Hunter Rose. En un futurista siglo XXI, Rose era un dandy escritor de día y un ladrón de guante blanco de noche. Su némesis era Argent, un hombre-lobo nativo americano que colabora con la policía para atraparlo.

Grendel, inspirado en el Beowulf medieval, saltó como complemento de la nueva serie de Wagner para Comico, Mage, cómic inspirado en su propia vida. Pero no existe nada más alejado del slice of life que este comic-book, una autobiografía alegórica sobre un héroe a la fuerza muy parecido al propio Wagner. Creado en 1984, Mage sigue a Kevin Matchstick, un joven tímido que hace amistad con un mago llamado Mirth, quien le entrega un bate de béisbol mágico que otorga habilidades sobrehumanas. Mirth, por supuesto, es Merlín, y Kevin era un moderno rey Arturo en una ciudad americana media.

Mage se estuvo publicando entre 1997 y 1999, y luego volvería en 2017, pero Grendel necesitó pronto una cabecera propia. Muy pronto, también necesitó más dibujantes, como los primeros trabajos de Tim Sale. Lo que en un principio eran historietas pulp de robos y asesinatos se iba a convertir en una larga saga sobre la intrínseca naturaleza violenta del ser humano que se desarrollaría a lo largo de siglos y diversos apocalipsis. El legado del diablo de Grendel se iría transmitiendo como un virus por la historia de la humanidad en varios cómics y una larga serie de tebeos llamados Grendel Tales. Planeta Comics tiene disponibles cuatro ómnibus con la serie original y dos tomos que recogen los diversos cuentos futuristas del diablo en el que destacan los croatas Darko Macan y Edvin Biukovic, quienes llevaron la Guerra de los Balcanes al mundo apocalíptico de Grendel. Planeta también comenzará a publicar en marzo los omnibuses de Mage, recopilados en tres tomos. La biblioteca Wagner, cada día más completa.

El indie americano actual es bastante diferente. Para empezar, tiene la posibilidad de ser digital, como la revista The Nib, donde colaboran algunos de los más interesantes autores estadounidenses y canadienses actuales. Flow Press ya publicó el recopilatorio Pandemia el año pasado y ahora se atreve con Drogas. La visión de los mejores artistas del cómic independiente americano, donde colaboran artistas como Ben Passmore, Kane Lynch o Shannon Wheeler.

Apa Apa también cruza el océano Atlántico para traernos a la ganadora del Ignatz al mejor talento 2012, Lale Westvind, con su última obra. Grip es realmente algo nuevo y fresco, autoeditada en su sello Perfectly Acceptable en dos tomos (2017 y 2020). Apa Apa, el pequeño sello de Barcelona que ha publicado obras de Maria Medem, Ana Galvañ, Conxita Herrero o Sergi Puyol, recopila por primera vez en tomo este cómic silente sobre una chica poderosa que tiene el poder de crear auténticas maravillas con sus manos locas, dibujada como si fuera una superpoderosa heroína de Jack Kirby mezclada con el arte psicodélico del Steve Ditko del Doctor Extraño. Las manos de la protagonista y las cosas que crea parece que estén a punto de escaparse de la página en un baile psicodélico que recuerda a las viñetas de Johnny Ryan (Pudridero) o Samplerman (Fearless Colors). Compren Grip y déjense subyugar por unas manos más rápidas que las del superhéroe Flash o el mago Houdini.