La poesía aragonesa está de luto: El poeta bilbilitano José Verón Gormaz (Calatayud 1946-2021) ha desencarnado y coros de ángeles salen a su encuentro. Nos deja su obra poética: una de las más destacadas del siglo XX, no en vano fue reconocida en 2013 con el Premio de las Letras Aragonesas y antes fue Medalla de las Cortes de Aragón, en 2006, por su actividad cultural global; y el premio honorífico de la Asociación Aragonesa de Escritores “I Premio Imán” concedido por votación entre los asociados en 2009. La gran virtud de la poesía de José Verón es que supo combinar el más intenso lirismo, de raíz aragonesa: paisaje interior y paisanaje exterior con su y la naturaleza, con el compromiso y la fidelidad a los problemas más vivos de nuestro tiempo, con un lenguaje racional y nuevo, de gran claridad y belleza en la expresión y en el contenido, que él había recibido de sus amados clásicos: Marcial, por ejemplo, el otro gran bilbilitano: lean Satirologio (2019). Entre sus obras podemos destacar, además de la citada, Tríptico de silencio (1984), Ceremonias dispersas (1990) o Epígramas incompletos (2007). Enrique Villagrasa

 

Hacia el poema

Si aprecias el valor de la palabra,
si sientes el valor de su sonido
y sopla en tu razón su contenido,
busca una llave que el poema te abra.

¡Disfruta el surco que el poeta labra,
como si compartieras el latido
de un corazón sediento, mas herido
para que el muro se abra y se reabra!

Abre tu entendimiento a esa belleza,
al recio encanto de la noche fría,
a la calma ritual y a la fiereza

de quien despierta y por soñar porfía,
del verso humilde que, alzando la cabeza,
construye con su voz la poesía.

 

 

Satirologio. Epigramas del siglo XXI

José Verón Gormaz

Pregunta Ediciones

112 págs. 7€