Un libro dirigido al público «nerd» y al erudito, donde el escritor y exmilitar estadounidense Myke Cole narra la lucha por la supremacía en la infantería del mundo antiguo.

Texto: Sara SEGOVIA

 

Hoy, 4 de marzo, se publica en Alianza Editorial, en la colección de Libros Singulares, una obra que hará las delicias de los aficionados a la historia del mundo antiguo. Y para aquellos que, como yo, están profundamente enamorados del arte militar en la antigüedad, se convertirá de inmediato en un imprescindible en la mesilla. Hablo de Legiones frente a Falanges, de Myke Cole, que traduce al español Belén Urrutia y cuyo subtítulo nos pone ya en preaviso de lo que nos vamos a encontrar entre sus páginas: «La épica lucha por la supremacía en la infantería del mundo antiguo».

Cole, novelista de ciencia ficción y fantasía, exmilitar estadounidense y aficionado a la historia militar, tema sobre el que ha escrito en diversas revistas, conquista al lector con un prefacio claro, directo y sincero donde confiesa que su objetivo no es otro que hacer disfrutar al público nerd (del cual siente orgullo de formar parte) al tiempo que llega a los académicos y estudiosos. Y para mí, sin duda alguna, ese objetivo está cumplido.

Soy filóloga clásica, y desde que topé por primera vez con la Guerra de las Galias de Julio César allá en 2º de Bachillerato (y de nuevo en 1º de carrera) adoré todo cuanto tenía que ver con los ejércitos y el arte militar del mundo clásico. He leído y traducido con fruición autores que hablaban de la guerra y de las guerras, elegí el ejército romano como tema para mi primer contacto con la docencia y elaboré una muestra de libro de texto del mismo tema en mi trabajo de fin de máster de educación, que posteriormente publiqué. He construido legionarios con mis alumnos, representado batallas navales con barcos de papel, y en mi corazón conviven sin lucha la pasión de los frikis de todo esto con el interés académico que despierta el ejército en cualquier filólogo de pro. Legiones frente a Falanges ha mimado ambas partes y a ambas las ha cautivado.

A la primera, con el tono cercano del autor, la voz en ocasiones irreverente con que dota a algunos personajes históricos, las alusiones que arrancan risas y sonrisas casi en cada página. La mención al celebérrimo programa Deadliest warrior (El guerrero más letal) como prueba de que el público siempre ha estado interesado en saber quién ganaría en enfrentamientos militares poco verosímiles o que nunca han tenido lugar y como justificación para la escritura de su obra fue definitiva para mí. Pero mi alma académica ha quedado también saciada con las partes más técnicas, pues la documentación y fiabilidad histórica del autor son notables.

Dejando de lado la reseña del corazón, os diré que Legiones frente a Falanges divide el grueso de la obra en dos partes. Las precede un prefacio del autor, con algunas aclaraciones pertinentes al contenido de la obra y al proceso de creación y publicación; una cronología que abarca los hechos más relevantes desde el 575 a.C. hasta el 107 a.C., período histórico que interesa a Cole para su obra; y una serie de mapas con la esquematización de las batallas que posteriormente describirá.

La Parte I, titulada «Examinemos de cerca la legión y la falange», es una muestra de la erudición y documentación de Cole, que explica la formación, evolución y funcionamiento de la falange y la legión en su contexto. En ella reside la clave de la obra, que se mueve en un linde difuso entre el ensayo, la obra histórica y la novela, que no es otra que la consabida pregunta: ¿quién es más poderosa, la legión o la falange? Y aún más importante: ¿por qué?

La Parte II, «¡Combate! La legión frente a la falange en seis batallas», presenta al lector seis batallas en las que la falange macedónica y la legión romana se enfrentaron en distintas circunstancias. Cole analiza qué funcionó y qué falló en cada batalla para alcanzar el resultado que nos ha transmitido la historia, y va hilando así una argumentación que cierra en el capítulo final y que nos deja con ganas de saber más a través de los ojos de alguien que ha vivido la guerra como estudioso, pero también como soldado.

Cierra la obra un glosario que será de mucha utilidad al público, en palabras de Cole, «no iniciado», pues en él se aclaran tanto términos bélicos como léxico que se ha empleado en latín o en griego (en transcripción) y que es esencial manejar cuando uno se mueve en los complejos engranajes de la guerra. Tras él, por fin, la bibliografía y un índice analítico, esencial para quien desee emplear Legiones… en sus trabajos.

La joya de la corona, que adereza un ya de por sí magnífico volumen, son las ilustraciones a todo color que igualan Legiones frente a falanges a los fantásticos manuales militares de Osprey, que tanto utilizamos los profesores de clásicas en nuestras aulas.

Si aún tenéis dudas, superad el escepticismo y acercaos a esta obra. Bien os haya cautivado la voz de César, de Vegecio o de Polibio, bien seáis neófitos en el arte de la guerra y os haya traído aquí una partida de D&D en la que la conversación giró por derroteros ignotos, venid con mente abierta y disfrutad de estas Legiones y estas Falanges, pues nunca antes nos han sido así presentadas. Palabra de filóloga friki.