Ningún poeta se va solo y si ayer era Jesús Hilario Tundidor hoy es José Manuel Caballero Bonald (Jerez de la Frontera, 1926-Madrid, 2021), quien ha desencarnado. Poeta, novelista, profesor, crítico, hombre de letras y premio Cervantes en 2012. Escritor siempre claro en sus textos.
Su poesía y sus novelas están construidas con muy buenos cimientos: la memoria, la mirada y un lenguaje con el que nos hizo partícipes de lo que veía, experimentaba, amaba y perdía. Todos esos recuerdos, ese volver a mirar, esos versos, esos textos estaban fundamentados en una arquitectura verbal exquisita, una acidez más que brillante y una transparencia enorme.
Coincidimos en el jurado de un premio de poesía y hablamos de poesía pero sobre todo de La novela de la memoria (Seix Barral, 2010). Persona divertida, amable, educada. Ayer también lo comenté con el poeta Manuel López Azorín. Las letras españolas están de luto. Desde las tribunas ascienden negras nubes negras. Mueren los poetas en silencio.
En la poesía de Caballero Bonald es donde se manifiesta la vida. Simplemente por esto, es de justa y necesaria lectura.
Por eso el mejor homenaje es el leer o releer su obra. ¡No les defraudará, personas lectoras! Enrique Villagrasa

AZOTEA

Fui feliz fugazmente algunas veces,
entre dos furias fui feliz,
lo fui de vez en cuando sin saberlo.

Por ejemplo, en la ciudad solar que se veía
desde aquella azotea de la infancia,
tentadora ciudad a rachas flameando
en los celestes mástiles del tiempo,
mientras debutaba la vida en la aventura
de descubrir el mundo a escondidas del mundo.

Allí subsisto aunque no esté, allí
perduro en medio
de la devastación de esta azotea
que reconstruyo cada día para no claudicar.

J.M. Caballero Bonald

 

Somos el tiempo que nos queda
J.M. Caballero Bonald
Seix Barral
672 págs. 24€