A las puertas del Día del Libro y de Sant Jordi, el equipo de Librújula os propone diez lecturas para disfrutar del placer de leer.

 

Texto: Redacción

 

 

El huerto de Emerson, de Luis Landero

En los libros de Luis Landero los relojes se duermen. Su manera de contar tiene la capacidad de sumirnos en un tiempo suspendido y nos da igual lo que nos cuente porque todo es juego. En El huerto de Emerson (Tusquets), Landero rememora su infancia en un pueblo de Extremadura y su adolescencia de recién llegado a Madrid. Empieza paseando el lápiz por la hoja a ver qué topa, como el que sale de casa una tarde ociosa sin rumbo y se para a mirar las cosas con ese asombro del que es capaz de encontrar tesoros en cualquier esquina.

Tusquets. 240 págs. 19€

 

 

 

 

El hijo del padre, de Víctor del Árbol

En esta novela, Víctor del Árbol narra las vivencias de tres generaciones de hombres de la familia Martín a través de las cuales asistimos a distintos episodios de nuestra historia reciente.  Muchas de las experiencias que viven los personajes, bien podrían haberlas vivido nuestros abuelos y padres e, incluso, nosotros mismos o el propio autor.  Del Árbol ha escrito una novela de sueños rotos, llena de emociones, que nos habla de la emigración, del sin sentido de la guerra, de la venganza y del deseo de encontrar una vida mejor.

Destino.  416 págs. 20’90€

 

 

 

La mujer de Ödesmark, de Stina Jackson

Stina Jackson nos muestra en esta novela negra una Suecia fría y desolada de espacios infinitos, donde las familias viven en casas aisladas y nadie sabe lo que ocurre en su interior. En una de esas casas vive Liv, con su hijo y su padre, pero un día el padre desaparece y empiezan a salir a la luz secretos que estaban profundamente escondidos.  La trama es un puzle magníficamente construido donde es difícil alumbrar el desenlace porque Jackson no deja caminos claros, al contrario, crea varios hilos argumentales para despistar al lector y sorprenderlo en las últimas escenas, en las que la Naturaleza aparece como otra de las protagonistas del libro.

RBA. Serie Negra. Trad. Gemma Pecharromán. 384 págs. 19€

 

 

 

Comerse a Buda, de Barbara Demick

En el fantástico libro de la periodista Barbara Demick se mezcla la literatura de viajes, los reportajes, la historia del Tíbet y una denuncia abierta al bloqueo chino que está causando estragos en la identidad cultural y psíquica de los tibetanos. Demick se adentra en Ngawa, un pequeño pueblo que sigue siendo uno de los principales focos de resistencia de los tibetanos contra China para explicarnos la vida cotidiana de sus habitantes, a la vez que nos va narrando la historia del país y el dilema ante el que se sigue enfrentando el pueblo tibetano: resistir o someterse.

Península. Trad. Pablo Sauras. 432 págs. 20’90€

 

Independencia, de Javier Cercas

Cercas plantea, a modo de thriller, un puzle de delitos reales, tangibles y de absoluta actualidad (la trata de mujeres, la extorsión, la prevaricación o la violación) que sublevan y enfurecen al protagonista, el mosso de escuadra Melchor Marín. Una rabia silenciosa  que va in crescendo durante el relato y que se catapulta cuando “nuestro” mosso es coprotagonista de una conversación clarividente donde se retrata de manera  calidoscópica  la corrupción de este país, de las familias que mandan, del poder del dinero, de la fragilidad democrática, de la crisis de la  vivienda,  de la precariedad de nuestro sistema de salud ….Un retrato demoledor de la élite política-económica que sumerge en ese mismo fango al Procesísmo manipulador de estos últimos años en Cataluña.

Tusquets. 400 págs. 21’90€

 

 

La facultad de los sueños, de Sara Stridsberg

La facultad de los sueños te sumerge en su pozo desde la primera página, desde el primer párrafo. No porque sea un thriller de enigmas tramposos, sino porque golpea con cada palabra, con esa mezcla de candor y cuchillo que maneja Sara Stridsberg. De hecho, todos los enigmas quedan desvelados desde el primer párrafo, cuando nos dice que Valerie Solanas “se muere de neumonía”. Solanas fue uno de esos personajes erráticos, que se asoman un instante a la historia del siglo y después desaparecen; pudo ser la musa de Andy Warhol pero prefirió pegarle tres tiros a quemarropa.

Nórdica. Trad. Carmen Montes. 348 págs. 22’50€

 

 

Orfeo, de Richard Powers

Basada en la historia real de Steve Kurtz, artista cuyo trabajo con material modificado genéticamente fue confiscado por el FBI como prueba de “terrorismo biológico”, Powers recrea en el novelesco Peter Els a un trasunto de Kurtz, compositor vanguardista que experimenta con bacterias, a las que infiltra música. La novela arranca cuando la policía detiene al protagonista y, aunque en la realidad Kurtz fue absuelto cuatro años después por falta de pruebas, Powers arma una historia donde van a caer los sueños y aspiraciones de este artista-terrorista, aunando las pulsiones de la música y el peligro y convirtiendo a Orfeo en la gran última novela americana de la era Trump.

ADN. Trad. Terera Lanero. 416 págs. 19€

 

 

Caliente, de Luna Miguel

Luna Miguel aborda en Caliente un ensayo narrativo en el que el deseo íntimo, el amor plural y la creación literaria conforman un universo de autoexploración y aprendizaje del placer en su sentido más pleno. El libro es una oda a la literatura y creación artística de predecesoras a la autora. Miguel brinda una genealogía de escritoras, entre las cuales alude al trabajo de Unica Zürn, Annie Ernaux Maggie Nelson, H. D o Gabriela Wiener, en un lúcido análisis sobre las relaciones afectivas, el amor libre, el dolor o el miedo. La bibliografía y parte de la historia personal que ofrece la escritora a través de sus reflexiones, citas y confesiones, dan como resultado un relato que ayuda a combatir tabúes sexuales femeninos, a la comprensión del poliamor y que nos invita a complacer nuestros deseos desde cierta autonomía y libertad.

Lumen. 192 págs. 17’90€

 

 

Tomás Nevinson, de Javier Marías

Con Tomás Nevinson, prolongación de su anterior novela, Berta Isla, aunque bajo premisas y escenarios distintos, Javier Marías vuelve a desafiar manuales y géneros. Hablamos, pues, de una suerte de novela de espías por sustracción. Ni grandes amenazas, ni sangre derramada (solo en diferido), ni persecuciones, ni giros, ni sorpresas. Una novela intimista, en la que Tomás Nevinson, marido de Berta, regresa a los Servicios Secretos para identificar a una persona que estuvo involucrada en unos atentados cometidos diez años antes por el IRA y la ETA; una misión que le obligará a marcharse de nuevo del hogar.

Alfaguara. 688 págs. 22’90€

 

 

Revancha, de Kiko Amat

Los skinheads de Revancha son legendarios, dan miedo y lo provocan. Tienen ganas de dar caña a todos los que, de una forma u otra, sí han tenido un futuro, o al menos un futuro labrado desde algún momento del pasado, desde sus familias y su red de contactos. Ellos no han accedido jamás a eso y por tanto se sienten impelidos a crearlo desde el terror, la delincuencia y la rabia incontenible. Novela trepidante, cinética, peleona como pocas se han leído en los últimos años, donde Kiko Amat rememora el (su) pasado de la periferia lumpen, en la que más vale saber pegar fuerte y correr rápido.  Un pasado novelesco donde la pertenencia y la militancia son ley de vida. De supervivencia.

Anagrama. 328 págs. 19’90€