La escritora conversará hoy martes 12 de julio con Albert Lladó sobre su nuevo libro, “Maneras de irse” en los Diálogos on Line de ACEC.

Texto: Santiago BIRADO   Foto: Edu GISBERT

 

Los Diálogos on Line de la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña (ACEC), que cuentan con el patrocinio de CEDRO, nos ofrecen esta tarde la posibilidad de acercarnos al mundo literario de Sonia Hernández en una charla que orbitará alrededor de su nuevo libro de relatos, que pueden leerse como variaciones de una pieza musical compacta.

En Maneras de irse (Editorial Acantilado) entremezcla a la escritora que mira la trasera de la realidad, la periodista que ha viajado mucho y la doctora en filología hispánica capaz de transitar por todo el laberinto de la literatura sin extraviarse. Con una mezcla de ligereza y profundidad, con desesperación y sentido del humor, nos lleva a través de 13 relatos por diversas situaciones en la que los personajes están yendo a otro lugar o a otro momento de su vida, incluso aunque no quieran.

Afirma en un momento del libro una de sus narradoras: “Entonces yo vivía en suspensión”. Hay en estos cuentos de Sonia Hernández una falsa ligereza, una levedad que tiene su contrario en el peso de la vida que tira de nosotros hacia abajo. La prosa descargada de metáforas, los encuentros casuales, las situaciones a menudo cotidianas hacen que el lector baje la guardia y poco a poco lo van llevando a ese terreno de la extrañeza. Maneras de irse de un lugar físico, e incluso mental, porque en uno de los cuentos, Rituales domésticos, se nos sugiere de manera muy elegante, que también podemos irnos de la cordura.

Ella ha explicado que este libro tiene un hilo que no estaba premeditado, que se fue urdiendo a medida que se sumaban los cuentos: “Sin ser consciente fui escribiendo historias de gente que se iba: de viaje, que se le iba el santo al cielo, que estaba dejando de respirar… y todo eran manera de irse, de las más ligeras a la más radical: la muerte”. Y añade que “Cuando tienes unos cuantos cuentos descubres que hay un hilo común, que tiene que ver con lo que tienes en mente en esa época”.

Hay cuantos donde lo cotidiano tiene sus derivadas, como esa periodista escritora, que podría y no podría ser la propia Sonia Hernández, que al tomar un avión para un largo vuelo hacia México tiene en el asiento de ventanilla una compañera de viaje locuaz y frívola… pero, finalmente, resulta no ser tan frívola cuando acaba abriéndole la caja de sus secretos y sus pérdidas. También hay cuentos más simbólicos como He soñado que volaba, que es una intensa reflexión sobre las angustias de la propia vida y las herramientas tan pobres de que se nos dota para afrontarlas. Y también es un homenaje a Tabucchi, porque estos relatos están cruzado de referencias literarias con diferentes intenciones, que van de Pessoa a Calvino o Stieg Larsson. En estos relatos tampoco se elude, de hecho está muy presente, esa la marcha sin retorno de la muerte. En uno de los cuentos la narradora se da cuenta de que ”ese es el gran problema: aprender a encajar el dolor, a adherirlo a la piel, aceptar lo inevitable y seguir adelante”. Un libro que es artificio narrativo pero que tiene también mucho de personal (su padre falleció durante la epidemia del covid).

En una entrevista concedida a La Vanguardia afirmaba que “Lo más raro es la realidad. Me cuesta reconocer la realidad”  Y apuntaba que “La escritura y la lectura son formas de indagación, una manera de poner orden. Me gusta la literatura que piensa, te ayuda más que los ensayos”.

Una de sus narradoras habla de “la importancia que tiene para mí creer que por fin he aprendido a mirar”. De esa manera de mirar la realidad con un deje de extrañeza y de las muchas maneras de irse uno de los sitios, incluso permaneciendo en ellos, hablará Sonia Hernández en los Diálogos on Line de ACEC con el escritor, periodista cultural y profesor Albert Lladó.

Sonia Hernández (Terrassa, Barcelona, 1976) es doctora en Filología Hispánica, periodista, escritora y gestora cultural. En poesía, ha publicado los poemarios La casa del mar (2006), Los nombres del tiempo (2010), La quietud de metal (2018) y Del tot inacabat (2018); en narrativa, los libros de relatos Los enfermos erróneos (2008), La propagación del silencio (2013) y Maneras de irse (2021), y las novelas La mujer de Rapallo (2010), Los Pissimboni (2015), El hombre que se creía Vicente Rojo (2017) y El lugar de la espera (2019). En 2010 la revista Granta la incluyó en su selección de los mejores narradores jóvenes en español. Es miembro del GEXEL, Grupo de Estudios del Exilio Literario. Ha colaborado habitualmente en varias revistas y publicaciones, como el suplemento literario de La Vanguardia, Ínsula, Cuadernos Hispanoamericanos o Letras Libres.

 

El diálogo ACEC podrá seguirse hoy 12 de julio a las 19,30h por:

Facebook :  https://www.facebook.com/ACECatalunya/

Instragram ACEC   https://www.instagram.com/acec_escriptors/

Youtube ACEC   https://www.youtube.com/c/ACECatalunya