El festival contará con la participación de Juan Madrid, Andreu Martín, Esther García Llovet, Víctor del Árbol, Susana Rodríguez, Rosa Ribas, Kiko Amat…hasta un total de cuarenta autores y un programa lleno de encuentros literarios, charlas TED y podcasts

 

Texto: Daniela GIRALDO BARONA

 

“Leer es la Ostia” sin «h» es el lema que abandera la novena edición de Valencia Negra (VLC Negra). El festival de género negro se celebrará del 10 al 19 de junio y, a diferencia de la anterior edición, esta vez la presencialidad tendrá más protagonismo. En una entrevista para Librújula, el director del festival, Jordi Llobregat, ha explicado las dos ideas que se pretenden unir con el lema. La primera sería trasmitir, con una expresión “gamberra”, la “mala leche que tenemos todos acumulada con esta situación de pandemia” y manifestar el deseo de ir recuperando poco a poco la vida. El segundo matiz incide en el hecho de que las historias, los libros, son necesarios, “nos aportan mucho, nos generan emociones y nos hacen crecer como individuos”, y eso es algo que se ha evidenciado aún más con la subida del índice de lectura durante la pandemia. Santiago Álvarez, responsable de contenidos del festival, ha añadido: “El año pasado teníamos un hashtag que era ‘la cultura como resistencia’ porque teníamos la sensación de estar atrincherados. Ahora tenemos la sensación de estar avanzando, conquistando cosas, por eso esa ‘mala leche’, pero también porque la novela negra es canalla”.

Juan Madrid, Andreu Martín, Esther García Llovet, Víctor del Árbol, Susana Rodríguez, Rosa Ribas y Kiko Amat son algunos de los cuarenta escritores y escritoras que participarán en el festival. Cuatro de los mencionados son finalistas de los premios VLC Negra. “En esta ocasión va a haber menos streaming porque queremos volver poco a poco a la esencia del festival: la presencialidad”, ha comentado Llobregat. Los encuentros presenciales tendrán lugar en varios puntos de la ciudad de Valencia, entre ellos: El Centre del Carme, la Biblioteca Eduard Escalante y el Fnac. El contenido virtual se podrá seguir a través del canal de YouTube del festival.

El programa planea encuentros literarios como “Escribir y vivir” con Juan Madrid, una charla sobre la trayectoria literaria del autor quien, además, recibirá el premio honorífico Francisco González Ledesma. En el encuentro titulado “Ajustar cuentas”, Rosa Ribas y Mikel Santiago hablarán sobre “mirar al pasado”, un tema muy frecuente en la ficción criminal. En “Lo que deja tu ausencia”, Pablo Rivero y Lorena Franco charlarán sobre las desapariciones, hilo argumental característico de las historias del género negro. Éstos son solo algunos ejemplos de los encuentros literarios, a los cuales se unen las masterclass impartidas por Santiago Álvarez, Gabi Ochoa y Jordi Llobregat. Talleres en los que se brindarán consejos para mejorar el estilo de escritura, se resolverán dudas sobre la estructura narrativa de una obra y se plantearán inquietudes que pueden surgir a la hora de publicar un manuscrito.

La novena edición prepara clubs de lectura, entre ellos, “Gordo de feria” con Esther García Llovet, “El oscuro adiós de Teresa Lanza” con Toni Hill y “Vais a decir que estoy loco” con Andreu Martín. Este año se suma a la celebración el estreno de dos formatos: las charlas TED llamadas Noir Express y los podcast. En las primeras participarán los escritores Carlos Salem, Jerónimo Tristante, Mikel Santiago, Paz Velasco, Vicente Garrido y Antonio Lozano, y tendrán menos de quince minutos para despiezar el tema del que hayan elegido hablar. Los podcasts se harán en colaboración con el “Laboratorio de Investigación de Series” y con “¡Aquí se habla de juegos!”. En los primeros se analizarán las mejores series del género negro en la actualidad y el contenido del segundo versará sobre las novedades en el mundo de los videojuegos.

Galardones

Todos los días del festival presentan su interés pero desde la organización señalan algunas fechas: “Lo que retrasmitimos por streaming no es casual, están elegidos porque son actos que queremos que se vean más”, ha indicado Santiago Álvarez. Desde YouTube se podrá ver el acto de inauguración del festival, el contenido de las Noir Express y las entregas de los premios VLC Negra. El premio Francisco González Ledesma tiene como finalidad reconocer la trayectoria de un gran autor y es, a su vez, una forma de recordar la figura de Ledesma, uno de los novelistas españoles de género negro más importantes del siglo XX. El periodista y escritor falleció en 2015 y desde el festival quieren conmemorar su figura y su labor para que no caiga en el olvido. “A veces parece que cuando los autores mueren sus libros mueren con ellos. Para nosotros, ésta es una pequeña forma de reivindicación y queremos que cada vez sea mayor. La familia siempre viene y Rosa, su viuda, suele ser quien hace la entrega”, cuenta Jordi Llobregat. El director explica que el festival funciona mucho por un sentido emocional y que eso le otorga un carácter natural y especial.

Ese carácter emocional permea en las entregas de los premios a Mejor Novela, Millor Nove.la y Best Novel. Un total de quince autores y autoras, cinco por cada una de las tres categorías, optan a hacerse con el galardón de la novena edición. “La idea es que los finalistas de los premios estén presentes, si no lo están es por algún motivo ajeno a la organización, por un tema de salud o de agenda personal”, ha dicho Santiago Álvarez. Los nominados son seleccionados por VLC Negra, pero la decisión final queda en manos de los lectores. En palabras del director del festival, como ellos también son escritores, saben cómo se sienten los autores y les consta que “una de las cosas más maravillosas es recibir premios de los lectores”. Santiago Álvarez ha añadido que los autores están muy nerviosos el día de la entrega. Bromea con que el ambiente se asemeja al de los premios Oscar y en el momento de los resultados, dice, solo “nos falta ponerles una cámara en la cara para ver sus reacciones”.

Reivindicar el género negro

Para los organizadores de VLC Negra la emoción y cada detalle cuentan. Entienden que “el libro es más que un cacharro de papel con dos tapas de cartón que metes en una estantería”. La pandemia de coronavirus ha dificultado la presencia de autores internacionales en la novena edición. El organizador de contenidos explica que “hay autores que tienen un arrastre que no tienen otros, en cuanto al número de personas, y han renunciado a hacer actos antes del verano porque se sienten responsables de atraer a una ‘multitud’ o porque ellos mismos no están vacunados”. Santiago Álvarez ha comentado que para mayo de 2022, décimo aniversario del festival, ya hay “grandes figuras que están deseando poder venir”.

Desde la organización seguirán trabajando para reivindicar el género negro a lo largo del año. Para Álvarez el festival es como las Fallas en Valencia: “Las fallas tienen un calendario muy concreto y, de alguna manera, nosotros tenemos algo similar, pero VLC Negra está vivo todos los días. Nos consta, y es un orgullo, que para muchas personas también”. La primera edición del festival se celebró en 2013. Sus organizadores lo concibieron como una respuesta a “la grave situación” que estaba atravesando la cultura. La idea surgió durante una conversación “en una mesa llena de cervezas donde nos lamentábamos del estado tan deplorable de la cultura. Por la crisis, todo oportunista aprovechaba para eliminar eventos y decir que no se podía gastar dinero”, ha contado Jordi Llobregat. La filosofía de reivindicación cultural con la que nace el festival permanece años después. También lo hace la intención de no ser puristas dentro del género. Aunque la literatura es la base fundamental, el interés de los organizadores de VLC Negra es acercar la cultura a la gente y en el festival hay sitio para cualquier disciplina artística que celebre el género negro.