Miroslav Lauer Holoubek (Žatec, Checoslovaquia, 1947), es decir, Mirko Lauer, es uno de los intelectuales más respetados e influyentes de Perú. Como poeta es, quizás junto a Mario Montalbetti (con quien dirige la revista Hueso Húmero) la figura más sobresaliente de aquel país en la actualidad. Cuando pensamos en poesía peruana, es inevitable que salte a nuestra mente esa potente tradición que ha dado nombres como César Vallejo, Martín Adán, Eleison, Eguren, Blanca Varela, Moro, Carlos Oquendo, Sologuren, Andrés Piñeiro o Chirinos; y Mirko Lauer no se esconde cuando rinde homenaje al que considera su maestro y amigo titulando su poemario nada más y nada menos que Sologuren, aunque todos ellos, no solo Sologuren, entran y salen en su discurso poético. Es este el poemario de un hombre que sabe todo sobre la poesía y casi todo sobre la vida, que ha domado el verso hasta someterlo a una voluntad estética que es excesiva en la franqueza y en la retórica y que escribe así porque quiere escribir exactamente así. Pero que, precisamente por ello, considera llegado el momento de documentar su manera de concebir (o de vivir) la poesía: «‘Nunca dejes de ser poeta’, me decía. / Pero yo aprendí / Que todo está en el tiempo dedicado / A tratar de no escribir poesía».

Sus argumentos testimoniales se convierten en el músculo de unos poemas poderosos, fieros, perfectamente conscientes de que se están inscribiendo en la cultura de nuestro tiempo al provocar una reflexión sobre un mundo en crisis al que asiste pertrechado de inteligencia e ironía. Frente a las sorprendentes imágenes efectistas que conservan la ilusión de ser únicas y definitivas («lenguaje e-barroco» lo llama, irónicamente), Lauer nos confiesa la verdad: «Ahora la vejez me ha vuelto / Un verdadero artista de la mentira: / Debilidad por todos los poros, / Modestia en cada frase, / Sentimientos hábilmente impostados, / Versos falsamente confesionales». Sologuren es también su poética y uno de los textos críticos más crudos sobre la poesía de nuestro tiempo y su periferia. Como regalo para esta edición en la colección Rayo Azul incluye la serie «Las arqueólogas», con versos que justifican, sin más argumentos, el título de poeta para el que es muchas otras cosas. O.A.

 

ESCRIBIR COMO TÚ

 

Escribir como tú, sentir como tú,

¿Quién no lo quisiera? Cómo hubiera yo,

En una tarde soleada del sur,

Heredado tu claridad, tus exactos niveles.

Quién pudiera vivir la clara forma

En que el lenguaje ceñido embelleció

Tu atareado corazón, tejiendo cestas

Donde, como en cunas, ibas poniendo

A descansar tus contados días

Por los que desfilaban sin suspiro

Las más terribles realidades.

Con ejemplar limpieza informaste

Acerca de todos tus exilios,

El del cuerpo, el de la patria, el de la geografía,

Juntándolos a todos en el límpido sonido

De la serenidad cuando ella se conmueve.

 

SOLOGUREN

Mirko Lauer

Huerga & Fierro

100 págs. 13€