La autora americana Seanan McGuire acaba de sacar en nuestro país el tercer y cuarto título de la Saga de los Niños Descarriados: “Bajo el cielo de azúcar” y “En un sueño ausente”, publicado en un solo volumen por el sello de fantasía y ciencia ficción de Alianza Editorial, Runas.

 

 Texto: Rebeca ESCRIBANO

 

Existe un lugar en el que todos los niños y adolescentes que no encajan en la sociedad, encuentran su mundo ideal. Aunque a menudo este esté cargado de aventuras peligrosas, reinas avispas, señores de los muertos, esqueletos que bailan y jóvenes inmóviles que degustan el zumo de una granada tras permanecer quietas durante horas sobre un pedestal.

Seanan McGuire, la autora americana detrás de la fantástica Saga de los Niños Descarriados (premios Hugo, Nébula, Alex y Locus), es la artífice de esta maravillosa premisa que introduce en una narración con tintes góticos y fantásticos temas tan actuales y recurrentes como la transexualidad, la necesidad de liberación femenina o la gordofobia. Su decalogía ha supuesto una vía de escape a miles de jóvenes e inadaptados lectores ingleses antes de que Alianza, bajo su sello Runas, decidiera abrir por fin la puerta a los lectores hispanoparlantes. Así, Runas ha publicado en España cuatro de los primeros diez títulos: Cada corazón un umbral (2016), Ahí abajo entre raíces y huesos (2018) y su tercer y cuarto título condensados en el mismo volumen: Bajo el cielo de azúcar y En un sueño ausente (2022). Los volúmenes, impresos en tapa dura, incluyen en su interior pequeñas ilustraciones de Rovina Cai en blanco y negro.

Una historia de jóvenes perdidos y olvidados que encuentran su hogar en el corazón de mundos de pesadilla.

La saga de Seanan McGuire recupera el concepto de los niños perdidos de Peter Pan que viven alejados de los adultos en una suerte de paraje hecho a medida para sus correrías, solo que decide darle un giro drástico a lo que hay al otro lado. Así, a través del concepto mitológico nórdico de las puertas que llevan a otros mundos, la autora crea todo un puñado de escenarios con sus propias y descabelladas reglas que serían capaces de ponerle los pelos de punta a cualquier adulto que se precie: mundos con señores vampiros que desean muñecas humanas de las que alimentarse; con hadas transfóbicas capaces de derrocar a un rey goblin malhumorado; universos bajo tierra donde los vivos no deben moverse jamás y mercados jugosos y azucarados donde se tiene prohibido hacer preguntas.

La saga de los niños descarriados recoge de esta manera a un grupo de carismáticos  protagonistas con un único elemento en común: su incapacidad para encajar en una sociedad que no se esfuerza en comprender a aquellos que son diferentes. Esta terrible soledad les empuja a atravesar una puerta mística y escogida que aparece para ellos y que les lleva a lugares retorcidos e inimaginables donde estos se exponen a terribles peligros pero que, sorprendentemente, les hacen felices. De esta forma, la autora nos muestra cómo estas personitas, con las que cualquier lector puede llegar a sentirse identificado, se convierten en espectros anhelantes, recluidos en un orfanato para niños especiales, en el momento en el que las puertas les obligan a volver a sus mundos a la espera de ver si son dignos de volver a cruzar al otro lado.

Así, Nancy, la protagonista de Cada corazón un umbral, se muestra ante todos como una joven animadora americana popular y feliz, cuando en realidad es una joven introvertida que ansía liberarse de la expectación de los demás. Un día Nancy encuentra una puerta de hueso que la llevará a un precioso jardín de granados. Allí, El Señor de la Muerte le exige que permanezca inmóvil, pálida e inanimada como una estatua el resto de sus días. Alimentada con gotas de zumo de granada que caen de vez en cuando en sus labios y que la hacen, en contra de todo pronóstico, completa y feliz. Tras pasar allí varios años, vuelve a la casa de sus padres por orden de su Amo, desgarrada por dentro y deseosa de probar ser digna de regresar, solo para ser recluida en un orfanato junto a otros niños que también “desaparecieron” bajo extrañas circunstancias. Allí conocerá a las protagonistas de Ahí abajo entre raíces y huesos, Jack y Jill: dos jóvenes que acaban en un mundo lleno de hombres lobo y pantanos, donde una será feliz sirviendo como muñeca humana a un vampiro territorial y violento mientras que la otra pasa sus días practicando cirugías sobre vivos al más puro estilo de las viejas películas de Frankenstein.

La trama de estos dos primeros libros exploran poderosos temas como la felicidad que se encuentra cuando te liberas de la presión social de tus conocidos, el peligro de las relaciones tóxicas con hombres en posición de poder, la desesperación de aquellos que no encajan y sobre todo la descarnada y apasionada necesidad de estos pequeños seres humanos de volver a encontrar el camino a su verdadero hogar. Una necesidad tan arraigada dentro de ellos que no temerán matar a su hermana o a su mano derecha por conseguir cumplirla.

Sobre Bajo el cielo de azúcar y En un sueño ausente, las dos últimas partes publicadas en España

La tercera y cuarta parte de la Saga de los Niños Descarriados han sido publicados en un único tomo de tapa de dura este febrero de 2022. Bajo el cielo de azúcar funciona a modo de spin-off ya que recoge a un puñado de personajes secundarios de Cada corazón un umbral y les entrega una aventura única que comienza cuando la hija de una estudiante fallecida cae del cielo desde otro mundo, envuelta en un vestido de algodón.

Bajo el cielo de azúcar juega de esta forma con una peligrosa paradoja temporal haciendo que Cora, una joven atlética pero con un cuerpo no normativo, acompañe al resto de sus compañeros a través de diferentes puertas en la búsqueda del alma, el esqueleto y el corazón de la chica asesinada en la primera parte de la saga. El libro muestra de esta forma los complejos con los que vive una persona acosada por su físico durante todo el proceso de crecimiento, así como la simbiosis que existe entre los niños y los mundos que han habitado, mostrando cómo a menudo uno se alimenta de la energía mística del otro.

En un sueño ausente recupera la esencia de Cada corazón un umbral para sumergirnos hasta los tobillos en el selecto, peligroso y sin duda desgarrador Mercado Goblin. Este cuento nos presenta a Katherine Lundy, una niña a la que el resto ha dejado de lado. Como consecuencia de un horrible cumpleaños al que nadie acude, Katherine se acostumbra a estar sola y se autoconvence de que no necesita a nadie para ser feliz. Pero un día, volviendo a casa del colegio, se encuentra con una puerta que la lleva a un inmenso mercado donde está prohibido hacer preguntas, regido únicamente por el valor justo de las cosas. Katherine, convertida entonces en Lundy para no desvelar su nombre, entrará y saldrá de este mundo varias veces, asustada por las consecuencias que tiene incumplir sus reglas, hasta que llegue el momento en el que tenga que decidir si está segura de que desea quedarse para siempre.

Pronto, el lector de los cuentos de la Saga de los Niños Descarriados descubrirá que no hace falta ser un niño para disfrutar de sus historias góticas, retorcidas y a pesar de ello increíblemente esperanzadoras. Seanan McGuire es capaz de hacer que conectes con esa versión de ti que se vio fingiendo ante un grupo de niños cuando en realidad quería estar sola y en silencio; es capaz de recordar el cumpleaños que tuviste al que nadie acudió o incluso lo incómodo que te sentiste cuando tuviste que nadar por primera vez delante del resto. Sus cuentos e historias se clavan dentro de ti y son capaces de hacer que empatices con todo el sufrimiento de los pequeños y que te preguntes a ti mismo: ¿dónde está mi puerta?