Mercedes Escolano (Cádiz, 1964) es Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Cádiz. Prosiguió estudios de Doctorado en la Universidad de Sevilla, y de Lengua y Cultura Portuguesa en la Universidad Clásica de Lisboa, becada por la Fundación Calouste Gulbenkian. Desde 1990 imparte clases de Lengua y Literatura Castellana en institutos andaluces. Actualmente vive en El Puerto de Santa María (Cádiz).

Ha publicado los siguientes poemarios:

Las bacantes (Madrid, Catoblepas, 1984).

La almadraba (Madrid, El Crotalón, 1886).

Felina calma y oleaje (Córdoba, Diputación Provincial, 1986).

Estelas (Madrid, Torremozas, 1991; 2ª edición, Cuenca, El Toro de Barro, 2005).

Reales e imaginarios (Palencia, Astrolabio, 1993).

Malos tiempos (Cádiz, Quórum Ediciones, 1997; 2ª edición, Cuenca, El Toro de Barro, 2001).

No amarás (Cádiz, Diputación Provincial, 2001).

Islas (Madrid, Ediciones La Palma, 2002).

Juegos reunidos. Poesía 1984-2004 (Málaga, Ayuntamiento, 2006). Fascinación del Atlántico (pliego) (Cádiz, Diputación Provincial, 2007).

Café & Tabaco (Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Libros del Malandar, 2007).

La bañera de Ulises (Jerez, Cádiz, EH Editores, 2008).

Habitación de hotel (en colaboración con Josefa Parra; Granada, La Compañía de Versos, 2010).

Jardín salvaje (pliego) (Madrid, Del Centro Editores, 2011).

Placeres y mentiras (Madrid, Huerga & Fierro, 2019).

Belleza (pliego) (Conil, Cádiz, 2021).

Jardín salvaje (Huelva, Garvm, 2022)

 

También, ha participado en numerosas antologías de poesía. Poemas suyos han sido traducidos al inglés, francés, italiano, árabe, portugués y noruego. En 1988 obtuvo una Ayuda a la Creación Literaria, concedida por el Ministerio de Cultura al libro Estelas. Ha codirigido junto a Rafael Ramírez Escoto la revista de poesía Octaviana (Universidad de Cádiz) y ha dirigido la colección de pliegos de poesía Siete Mares (Diputación Provincial de Cádiz).

Ha traducido a autores portugueses como: Fernando Pessoa, Camilo Pessanha, Sophia de Mello Breyner Andresen, Al Berto, Nuno Judice, Ruy Bello, Helberto Helder, Egito Gonçalves, Rosa Alice Branco, Jorge de Sena, David Mourão Ferreira, Luís Veiga Leitão…

 

 

LOS SENDEROS DEL BOSQUE

 

Los senderos que van al bosque siempre se bifurcan.

Los senderos que van al bosque laten sin prisa.

El pulso del bosque es una cadencia lenta

y tu respiración, cuando te internas entre los troncos,

se va acoplando poco a poco a la suya,

hermanándose.

Los senderos que se adentran en el bosque

no sienten calor ni frío. Despliegan sus manos

y el bosque va plantando árboles en sus dedos extendidos.

Tú, en cambio, sientes calor cuando enredo mi lengua

en la tuya, cuando paso la yema de los dedos

por tu cuello, dibujando un riachuelo serpenteante.

Te agitas y me miras como cervatillo camuflado en la espesura.

Vamos dejando un rastro en el manto de hojas del otoño.

Una luz amarilla se eleva por los troncos

y va tornando el aire de ocre claro.

Cruje la hojarasca al compás de nuestros cuerpos.

Raíces, tierra, cortezas, ramas, copas, nubes.

Ladera arriba la respiración se va entrecortando,

inquieta por la masa vegetal que nos cobija.

Te asusta la niebla, intentas sortearla

igual que sorteas las ramas caídas que impiden

avanzar en línea recta.

Cada bosque es un temblor dilatado.

Cada bosque es el viento que se acurruca en sus ramas.

Cada bosque es un álbum familiar en que colgamos recuerdos.

Cada bosque es una ráfaga de luz colada

entre espesas copas,

un diálogo efímero con el misterio.

Coge tu palo de avellano y adéntrate sin miedo

en el corazón del bosque, donde más mullido es el musgo.

El tacto de la madera hará que aflore tu voz interior,

esa voz dormida en los últimos años.

Los anillos del tronco te hablarán de ti cada otoño.

Adentrarse en el bosque es adentrarse en uno mismo,

buscar una vida dentro de otra,

un anillo dentro de otro anillo.

hallar tu respiración en cada respiración latente.

 

JARDÍN SALVAJE

Mercedes Escolano

Cedma