La poeta y traductora vasca Miren Agur Meabe (Lekeitio, Vizcaya, 1962) fue galardonada el pasado septiembre con el Premio Nacional de Poesía 2021, por la obra Nola gorde errautsa kolkoan (Susa). Ha sido la primera vez que este Premio se otorga a una obra escrita en euskera. Y ahora, ya está en marcha la tercera edición, la editorial Bartleby la publica en castellano traducida por la propia autora con el título Cómo guardar ceniza en el pecho. Y por una vez y sin que sirva de precedente estoy de acuerdo con el jurado, quienes aseguran que es un poemario de madurez de una de las grandes poetas vascas contemporáneas. El Premio está dotado con 20.000 euros.

El jurado también ha destacado que este libro no sólo es un libro de memorias, puesto que da cabida a múltiples voces, estilos y tonos; a la vez que reflexiona sobre el deseo y la muerte, la nostalgia y el paso del tiempo, que se imbrican en una perseguida búsqueda del goce a través de las palabras. Como contrapunto añaden que ofrece una dimensión irónica en su lenguaje y en la actitud que plasma. Creo que pergeña como pocas poetas ese paso del tiempo, donde todo es mirada y memoria, búsqueda incansable y apuesta por la mujer y su visibilidad.

Miren se diplomó en Magisterio, dentro de la especialidad de Ciencias Sociales, y obtuvo la licenciatura en Filología Vasca. Es escritora y traductora en euskera. Se ha dedicado a la dirección y gestión editorial dentro del grupo Giltza-Edebé. Principalmente ha escrito poesía y literatura infantil, aunque también ha cultivado narraciones para adultos. El poemario ‘Azalaren Kodea’ (‘El código de la piel’) recibió el Premio Nacional de la Crítica en el año 2000. Su siguiente libro de poemas ‘Bitsa eskuetan’ (‘Espuma en las manos’) publicado en 2010 obtuvo el Premio de la Crítica de Poesía en euskera.

En el año 2002 recibió el Premio Euskadi de Literatura Infantil y Juvenil con el trabajo ‘Itsaslabarreko Etxea’ (‘La casa del acantilado’), premio que recibió también en el año 2007 por ‘Urtebete itsasargian’ (‘Un año en el faro’). El álbum ‘Mila magnolia-lore’ (‘Mil flores de magnolio’, 2010), en el que combina prosa y poesía, fue incluido en la Lista de Honor del IBBY y al año siguiente ‘Errepidea’ (‘La carretera’) obtuvo el Premio Euskadi de Literatura Infantil y Juvenil. En 2020 publicó ‘Begiak zerumugan’ (‘Vía horizonte’). Y, desde el año 2006, es miembro de la Real Academia de la Lengua Vasca-Euskaltzaindia. Enrique Villagrasa

 

CHARCO EN EL MUELLE

Te miras en un charco del muelle y un velo de arcoíris

esmalta tu semblante, rastros de gasoil que te conducen a

un remoto paraíso.

 

La luz saca la lengua por última vez antes de que en el agua

se borre tu ectoplasma. Te ves dentro, como una Ofelia

que acepta junto al sauce su accidente.

 

Discutes con los círculos que la punta del paraguas dicta

en tu reflejo.

 

La luna trae a remolque barcas sanándose al sol, galipote,

huellas en la arena que la misma arena desmaña, sangre,

redes, olor a algas en el pelo, a salitre en la falda.

 

Susurras una canción que habla de remos.

 

Tu fortuna se predijo cuando la pupila de aquel delfín

moribundo se enredó en tu pupila: “Con tu aliento

inflarás las velas. Con purpurina vestirás las anclas”.

 

Te tapas los oídos por no escuchar la voz letal de un

marinero.

Adoquines salpicados de pintura, maquillaje de fiesta.

Delantales de mahón en los balcones, lentejuelas de

escamas. Bolardos oxidados, inmóviles carrozas.

 

Llevas en las muñecas dos estrobos, sogas de palabras que

te atan a nada.

 

¿Por qué no aprendiste a jugar con anzuelos? A ti, que

confiabas en la nobleza de los peces, te roen ese corazón

tuyo empeñado en investigar nuevas fórmulas de botánica.

 

Quisieras pescar en la hondura del pozo y sacarte a ti

misma.

 

Pero el hilo se rompe.

Y tu imagen se escapa.

 

Y el agua vaciada deja que te alejes surcando cenizas, en el

puerto, sola.

 

 

CÓMO GUARDAR CENIZA EN EL PECHO

Miren Agur Meabe

Bartleby Ediciones

212 págs. 16€