Tras vivir 10 años fuera de su casa, el youtuber Kikillo publica el libro “50 consejos para independizarte y no morir en el intento”, una divertida y práctica guía para todos los que están preparando su marcha del hogar.

 

Texto: REDACCIÓN  Ilusstración: Marina SERNA

 

Junio es un mes donde los estudiantes terminan su curso y empiezan a pensar en el siguiente y, en muchos casos, tienen que ir a estudiar a otra ciudad y aprender a volar solos fuera del nido. Eso es lo que le ocurrió a Kikillo cuando a los 18 años dejó su Almería natal para ir a estudiar a Madrid.

Actualmente Kikillo tiene 27 años. Acabó sus estudios de Comunicación Audiovisual  y se quedó en Madrid donde cofundó la agencia de marketing “Keeper experience”. Se dedica profesionalmente a lo que empezó como un hobby a los 16 años: a su canal de youtube, donde más de 150.000 seguidores escuchan sus divertidas historias cotidianas, Por esa razón, pensando en las cosas que le sucedieron cuando llegó a Madrid: sus miedos, sus dudas, sus meteduras de pata…pero también de lo que ha aprendido tras 10 años fuera, 4 mudanzas, 12 compañeros de piso distintos, 4 años de universidad, 2 trabajos, algunas fiestas y muchos amigos, ha recogido en el libro “50 consejos para independizarte y no morir en el intento”, publicado por Oberon; una divertida guía para todos aquellos que planean dejar el hogar.

En este libro, de más de 200 páginas e ilustrado por Marina Serna, el lector encontrará consejos y propuestas que van desde cómo encontrar piso fácilmente y realizar el contrato de alquiler hasta cómo convivir con los compañeros, aprender a re­lacionarse con los nuevos vecinos, cómo repartir las tareas de la casa o cómo organizarse con el dinero, además de recetas y tru­cos de limpieza y un anexo final con aplicaciones que pueden ayudar a gestionar el día a día.

 

Los 10 consejos generales de Kikillo para buscar piso:

  1. No busques solo en Internet, pregunta a conocidos de esa ciudad a la que vas -en caso de tenerlos- si conocen a alguien que vaya a dejar su piso el año que tú vas. Así es como normalmente se consiguen los mejores.
  2. Si tienes la posibilidad, planea un viaje de un fin de semana e inviértelo en ver residencias o pisos. Además, paseando por las calles muchas veces se encuentran carteles de «se alquila» de pisos que no están en internet.
  3. Intenta que no haya una inmobiliaria de por medio, te ahorrarás una mensualidad de comisión, pero también es cierto que tendrás que estar más pendiente de que todo el trámite se haga correctamente.
  4. Ten en cuenta que esté bien ubicado o que esté cerca de una parada de transporte. Ya sea metro o autobús, que conecte con tu universidad o tu puesto de trabajo.
  5. Fíjate un precio a la hora de buscarlo y no busques por encima de tu presupuesto, la depresión puede ser grande si ves los pisazos que se alquilan por la friolera de mil quinientos euros al mes.
  6. Sé rápido a la hora de decidirte, si lo tienes claro no esperes más. Cuanto antes des la fianza y firmes, mejor. Sé de amigos que han conseguido pisos por llevar la fianza en el bolsillo.
  7. Haz una lista de cosas que valoras en un piso por orden de importancia. Por ejemplo: que sea un espacio luminoso, que la habitación sea grande, que quepa una cama doble, que esté en el centro, que las paredes no tengan gotelé… y ten claro que no se van a cumplir todas.
  8. Si eres un fanático del silencio y la tranquilidad, ten en cuenta que el piso no esté justo encima de un bar o una plaza, porque las noches pueden ser moviditas.
  9. No te lo tomes muy en serio, es decir, no vas a comprar el piso ni vas a vivir ahí toda la vida. Es algo puntual en esta etapa, no es para siempre, el año que viene puedes cambiar si te cansas o encuentras algo mejor.
  10. ¡Paciencia!